No se cuando se me cayó la venda de los ojos, quizás siempre la tuve mal atada. Lo que se es que desde que llevo las gafas violeta encuentro y contribuyo a más comprensión y compañerismo, más lucha y a su vez, más paz,y sobre todo ¡muchas muchas risas!