Agradecida y emocionada, vuestra Lina de Kódigo. Siempre os traeré la sal que aderece nuestro proyecto.