En el sur encontré la Z, amplié mi formación feminista y en Kódigo descubrí el amplio sentido de la libertad.