• Somos feministas. 
  • Hacemos política, lo personal es político. Demandamos responsabilidades a quienes correspondan.
  • Exigimos la erradicación de todas las violencias contra las mujeres desde la raíz . Sin paternalismos y sin revictimización. Defendemos la soberanía total de nuestros cuerpos.
  • Reivindicamos la autodefensa y la desobediencia ante las agresiones.
  • Trabajamos desde un compromiso serio y participación activa. Desde  la disponibilidad de los tiempos y los espacios de cada una. Desde un espacio propio, autogestionado, reflexivo y transformador. En la calle, en casa y en el mundo virtual.
  • Reconocemos a las personas con las que compartimos nuestras vidas.
  • Respetamos los intereses personales y/o particulares. Se tienen en cuenta a la hora de tomar decisiones, siempre que no difieran de los objetivos de la propia asociación.
  • Trabajamos de forma democrática y participativa. Creemos en la horizontalidad,  respetando la labor de las compañeras y los acuerdos y/o decisiones tomadas en las sesiones de trabajo. 
  • Utilizamos la discusión y el debate como herramientas de transformación, evolución y resolución de conflictos.
  • Compartimos ideas, proyectos y todo lo que cada persona considere oportuno para conseguir nuestros objetivos. Compartir es riqueza.
  • Luchamos juntas, pero no somos idénticas. Apostamos por la diversidad.
  • Para nosotras es de vital importancia tejer redes. Nos reunimos, apoyamos y relacionamos con otros movimientos asociativos y entidades.
  • Consideramos necesario para nuestro desarrollo y evolución el  desaprendizaje-aprendizaje y la formación continua. 
  • Reivindicamos los cuidados y el autocuidado. Nos “permitimos” equivocarnos sin culpa.  
  • Los afectos son pilares básicos.
  • La complicidad y la alegría son fundamentales. Nos encanta compartir tiempo, espacio y momentos con amigas, con la manada, con las hermanas. 

Imagen1 (2)