11234805_1608153109459440_3024999524418430040_nEsta semana Kódigo Malva quiere homenajear a TODAS LAS MUJERES que en su día a día desempeñan tareas domésticas. Hoy 22 de julio se celebra el Día Internacional del Trabajo Doméstico, ese que se define como el conjunto de actividades no remuneradas que se realizan dentro del hogar para promocionar y proveer bienestar a los miembros de la familia.

Este día, se convierte en una ocasión para la reflexión sobre lo que representa en el sistema de reproducción social el trabajo doméstico remunerado y no remunerado. Trabajo que ha sido asignado como “natural” a las mujeres, siendo una actividad inscrita en la división sexual y social del trabajo, propia de espacios privados, como uno de los trabajos que aun produciendo bienes y bienestar es subvalorado, no formalizado y mal remunerado.

En el segundo Encuentro feminista Latinoamericano y del Caribe que se celebró en 1983, se declaró el 22 de julio como el Día Internacional del Trabajo Doméstico. El motivo de celebrar este día no es otro que reivindicar los derechos de quienes desempeñan esta labor, en su mayoría mujeres y niñas, según la Organización Internacional del Trabajo, que realizan una labor que es poco valorada desde los puntos de vista económico, político y social. Se trata pues, de una labor invisible, sin reconocimiento social, con jornadas largas, desvaloradas y ocultas. De hecho, la distribución desigual del trabajo doméstico no remunerado se mantiene a lo largo de la brecha generacional: son las niñas, las adultas, mayores, las amas de casa y las nietas quienes realizan este trabajo en mayor medida que sus homólogos masculinos, según cifras del Instituto Nacional de las Mujeres.

Recordamos que la economía tradicional sustenta la subvaloración del trabajo de cuidado y doméstico; no lo incluye como un factor en las cuentas, ni en los índices de calidad de vida, en tanto separa el trabajo productivo (trabajo remunerado y generalmente asociado a la vida pública) del trabajo reproductivo (cuidado y mantenimiento, no remunerado, realizado principalmente por mujeres y asociado a la esfera privada).