Esta semana con motivo del día Mundial del libro Kódigo Malva quiere rendir homenaje a la ganadora del Premio Nobel de Literatura 2015.

SVETLANA ALEXIÉVICH (Ucrania, 1948 – )

Svetlana Alexiévich es periodista y escritora y ha dado voz en sus libros a las víctimas de Chernóbil, la antigua Unión Soviética o la guerra de Afganistán. Es una referente del periodismo humano, crítica con su país y con los conflictos bélicos. Su estilo representa al de autores y autoras que lindan entre la literatura y la crónica periodística. En sus obras, entre las que destacan ‘Voces de Chernóbil’ o ‘La guerra no tiene rostro de mujer’, las protagonistas son las personas.

A raíz de la publicación de varios de sus libros de entrevistas, fue perseguida por el régimen de Lukashenko y tuvo que abandonar Bielorrusia en el año 2000.

Desde la creación de este premio en 1901, Aleksiévich es la decimocuarta mujer en ganar el premio Nobel de Literatura, y la primera persona en recibirlo por su trabajo periodístico. Además ha recibido varios premios internacionales por su obra, incluyendo el Premio a la Paz de los Libreros Alemanes, el Premio del Círculo de Críticos Literarios de los Estados Unidos y el Médicis de Francia.

El primer libro publicado por ella fue “La guerra no tiene rostro femenino”, en 1983. Muestra el testimonio de las mujeres que lucharon como soldados durante la Segunda Guerra Mundial y cuya labor fue tanto ocultada como borrada de la historia por decisión del gobierno. Muchas de ellas tuvieron incluso que ocultar en su comunidad sus antecedentes como soldados para poder casarse y formar una familia. En 1989 publica Los chicos del zinc, basado en entrevistas hechas a madres de soldados muertos en la guerra que la antigua Unión Soviética libró en Afganistán, así como de veteranos sobrevivientes.

El estilo de sus obras es particular, con un tono de documental experimental, en el que hay una especie de “collage” que mezcla los diferentes testimonios con la prosa potente y a la vez clara de Aleksiévich.

La obra de esta escritora es, en definitiva, el resumen de la historia rusa del siglo XX, pero no la contada por académic@s ni novelistas, sino por l@s propi@s protagonist@s, por mujeres y hombres de a pie que realmente la han vivido en cuerpo y alma.