Con motivo del Día Internacional de la Solidaridad, Kódigo Malva os acerca la asociación, A.M.I.G.A.S al Sur, para contribuir a la visibilización del trabajo que estas mujeres y hombres realizan y denunciar públicamente el abandono de las instituciones públicas que no asumen la responsabilidad social del bienestar de la ciudadanía  y sobre todo en este contexto de crisis.

Tras tres años donde al principio se reunían para compartir su tiempo y espacio con diferentes actividades, deciden constituirse como asociación legalmente en el barrio de El Cerro del Moro en Cádiz en el 2014.

amigas-sur-asociacion--644x362Comparten espacio con la asociación Educadores del Nuestro Barrio y el Comité Óscar Romero y es allí donde comenzaron con el comedor social tras un curso de cocina. Empezaron repartiendo comida un día a la semana a unas 18 familias y en la actualidad lo hacen 3 veces a la semana a unas 170 personas, además de los viernes, que reparten el desayuno a más de 100 niños y niñas durante toda la semana. No sólo preparan la comida a las personas que viven en El Cerro del Moro, también a quienes se acercan de otros barrios incluso de Sanlúcar.

Este equipo formado por siete mujeres y dos hombres se mueve diariamente buscando los alimentos necesarios para realizar los menús. Cuentan con una red de apoyo de comerciantes, diferentes colectivos y personas anónimas que contribuyen con productos de primera necesidad e incluso realizan aportaciones económicas desinteresadamente cuando pueden.

No sólo muestran su lado más solidario y humano sino que también realizan diferentes tipos de formación y talleres para la gente del barrio y para ellas mismas. Nosotras pudimos compartir un proyecto de empoderamiento de mujeres a través del teatro el pasado mes de julio en Cádiz, Chiclana y Puerto Real, conociéndonos y formando redes entre mujeres diversas.

Como asociación feminista nos unimos a la denuncia pública que realizan A.M.I.G.A.S. Al Sur, este grupo de mujeres y hombres que encontrándose en situaciones similares a las de las personas en las que vuelcan su día a día, realizan una labor solidaria sin contar con ningún tipo de ayuda y apoyo de las entidades públicas.