Con motivo del día Internacional de la alfabetización Kódigo Malva os acerca a una mujer considerada como la mejor novelista española del siglo XIX y una de las escritoras más destacadas de nuestra historia literaria.

pardo_bazanNovelista, periodista, ensayista y crítica literaria española introductora del naturalismo en España. Hija de una familia gallega de la que heredó su afición a la lectura y los estudios. Desde pequeña mostró interés en la escritura y en su adolescencia ya publicó algunos versos.

En 1890 murió su padre y aprovechó la herencia para crear una revista escrita por ella sola, El Nuevo Teatro Crítico. Asistió al Congreso Pedagógico en donde denunció la desigualdad educativa entre el hombre y la mujer. Propuso a Concepción Arenal a la Academia Real de la Lengua, pero fue rechazada. La Academia tampoco aceptaría a Gertrudis Gómez Avellaneda, ni a la propia Emilia a pesar de que actualmente se considera a Pardo Bazán el máximo exponente del realismo junto con Clarín y Galdós.

En 1906 llegó a ser la primera mujer en presidir la Sección de literatura del Ateneo de Madrid y la primera en ocupar una cátedra de literatura en la Universidad Central de Madrid, aunque solo asistió un estudiante a clase. Cuando murió, el 12 de mayo de 1921, había conseguido el título de Catedrática de Literaturas Neolatinas.

Emilia Pardo Bazán fue una gran escritora con una obra muy extensa pero además fue una intelectual y luchadora infatigable no solo por el acceso a la cultura de las mujeres sino por su reconocimiento social, y lo hizo con la enorme fuerza personal que tenía, luchando sin tregua y de frente y sin victimismo, con el orgullo de quien simplemente reclama lo que es suyo por propio derecho, para ello se convirtió en la primera periodista española, labor que ejerció ininterrumpidamente desde 1876 hasta su muerte y que dio como fruto la mencionada obra fundamental La cuestión palpitante y un libro muy importante aunque poco conocido del feminismo español: La España Moderna en La Mujer Española.

Con su obra y con su vida puso de manifiesto la capacidad de la mujer para ocupar en la sociedad los mismos puestos que el varón.