Con motivo del Día Internacional de la Solidaridad con la lucha de la Mujer en Sudáfrica y Namibia,Kódigo Malva os acerca a una activista anti-apartheid de Sudáfrica que luchó por la emancipación de las mujeres negras y que fue la primera mujer elegida para el Comité Ejecutivo del Congreso Nacional Africano,

lilian_ngoyi_-a-fiery-oratorLillian Ngoyi era conocida como “la madre de la resistencia negra” en Sudáfrica. Ella quiso ser maestra pero pronto se vio obligada a abandonar la escuela para ayudar a mantener a su familia. Trabajó como enfermera,  como empleada doméstica y por último en una fábrica de ropa como maquinista donde ocupó un cargo en la Unión Garment Workers, una experiencia que la llevó a dedicar su vida a obras humanitarias.

El 9 de agosto de 1956 Ngoyi  encabezó, junto a otras compañeras, una manifestación de 20.000 mujeres en protesta contra la “ley de pases” del apartheid del gobierno sudafricano, siendo ella la presidenta de la Liga de Mujeres del ANC.

(La ley de pases de 1950 preveía que los negros debían exhibir un pase especial para entrar en las áreas urbanas reservadas a los blancos. Esta restricción resguardaba inicialmente solo a los hombres, que se vieron obligados a menudo a moverse para encontrar trabajo. En los años sucesivos, cerca de 300.000 hombres al año fueron arrestados por encontrarse sin un permiso en las zonas prohibidas para ellos.En 1956 el gobierno propuso extender la obligación del pase a las mujeres. La nueva versión de la Ley de pases preveía que las mujeres que quisieran entrar en un área urbana blanca tendrían que exhibir una documentación sobre el tipo de servicio por el cual eran requeridas, y tendrían que pasar un examen médico obligatorio.)

La manifestación de mujeres se dirigió a la sede del gobierno en Pretoria organizada por la Federación de Mujeres Sudafricanas. Allí el primer ministro Strijdomse negó a reunirse con ellas y las manifestantes entregaron una petición en la cual se decía que la ley de pases había causado “indecibles sufrimientos a todas las familias africanas” y que su extensión a las mujeres (con los consiguientes probables arrestos) harían de hecho que muchísimos niñxs se quedaran solxs y sin protección. La petición concluía con estas palabras:

“Las mujeres africanas no se detendrán hasta que la ley de pases y todas las formas de permiso que limitan nuestra libertad sean abolidas. No nos detendremos hasta que hayamos conquistado los derechos fundamentales de libertad, justicia y seguridad para nuestrxs hijxs.”

2733681464_4b53d03447La petición fue acompañada de 100.000 firmas. Entregado el documento, las manifestantes tuvieron 30 minutos de silencio, para después concluir la demostración cantando. En particular, se hizo célebre un famoso himno en el idioma xhosa compuesto para la ocasión:

“Wathint` abafazi, Strijdom!Wathint` imbokodouzokufa!”(“Ahora han tocado a las mujeres, Strijdom! Usted golpeó una piedra! Usted será aplastado!”.

Desde entonces, la frase wathint’ abafazi, wathint’ imbokodo (“ustedes tocaron las mujeres, ustedes tocaron una piedra”) se mantuvo en uso en Sudáfrica para referirse a la fuerza, a la determinación y al coraje de las mujeres.

Ngoyi fue detenida en 1956, pasó 71 días en régimen de aislamiento en prisión sin cargos formales y sin juicio, y el gobierno sudafricano la declaró una “persona prohibida”; esto significaba que sus movimientos y contactos se limitaban y sus declaraciones no podían ser citadas por la prensa. Ngoyi vivió bajo la orden de prohibición durante 16 años.

Con el tiempo y tras su muerte se abrió en su honor un centro de salud, se le puso su nombre a un buque y se renombró la Plaza Strijdom, donde se manifestaron las mujeres, como Lilian Ngoyi Square.

Desde 2006 cada 9 de agosto se conmemora en Sudáfrica el Día de las Mujeres.