Esta semana es el día del “inventor“ internacional pero Kódigo Malva quiere rendir homenaje a una de tantas mujeres INVENTORAS que han pasado desapercibidas a lo largo de la historia pero que gracias a ellas nuestra vida es más fácil y cómoda. Esta inventora disminuyó el trabajo doméstico de las madres en mucho tiempo y esfuerzo, a la vez que redujo la dermatitis de la piel en bebés. Hablamos de la inventora del pañal desechable.

12241660_1642358656038885_6856102939483795701_n

Licenciada en inglés y en Arquitectura, Marion se crio en el seno de una familia de inventores por lo que la creatividad estuvo presente en su vida desde muy pequeña. Ella se planteó la necesidad de crear algún tipo de pañal que le ahorrase tiempo y le evitase tener que estar continuamente lavando los paños de tela que por aquel entonces se utilizaban para tal fin y así también evitar que la orina de su hija le causaran dermatitis en la piel, mojasen la ropa que llevaba puesta la pequeña y una vez tras otra las sábanas de la cuna.

12239605_1642358662705551_27965998576481437_nSu carácter emprendedor la llevó en 1946 a ingeniar un pañal recubierto con una cortina de plástico y que en su interior llevaba un tipo de tela mucho más absorbente como era el caso de los utilizados hasta aquel momento. Trabajó en el diseño y el 19 de enero de 1949 presentó una solicitud de patente, al mismo tiempo en que los comenzó a comercializar en la tienda Saks de la Quinta Avenida.

Bautizó su invento como “Boaters” y fue tal el éxito de venta que, en cuanto le fue aprobada la patente el 12 de junio de 1951, ya tenía sobre la mesa una oferta de compra de su invento por la nada despreciable cifra de un millón de dólares.

Acto seguido, Marion Donovan se puso a trabajar en la invención de su siguiente proyecto, el pañal que fuese totalmente desechable y cuyo interior no llevase tela sino algún tipo de género absorbente que mantuviese alejada la humedad de la piel de los bebés.

Pero, a pesar de la utilidad de su nuevo invento, no fue hasta una década más tarde en la que vendió su idea a un ingeniero químico en la empresa Procter & Gamblecon, la que desarrollaría y comercializaría los pañales desechables tal y como los conocemos hoy en día.

Entre 1949 y 1996, Marion Donovan presentó más de 20 patentes de inventos creados por ella, para hacer mucho más cómoda la vida de las amas de casa. Entre ellos destacan la jabonera que escurre el jabón, una goma elástica que ayudaba a cerrar el vestido y el hilo dental.