Desde La asociación feminista Kódigo Malva queremos manifestar nuestro rechazo a la convocatoria un año más por parte de este ayuntamiento a la elección de las chiclaneras adulta e infantil.

Nos seguimos preguntando porqué las políticas de igualdad y prevención de las violencias machistas no funcionan. Conocemos el aumento de las agresiones en las relaciones de pareja entre adolescentes y sabemos después de años de recorrido, cómo se construyen esos modelos desiguales. Es por ello que nos indigna que un ayuntamiento siga perpetuando prácticas que son claramente discriminatorias hacia las mujeres y que contradice lo planteado en las distintas legislaciones, planes de igualdad y esfuerzos económicos.

Aludir a la tradición, al desconocimiento o incluso a la falta de sensibilización de la población para seguir manteniendo un modelo de mujer que no representa al conjunto de la ciudadanía chiclanera es una postura cobarde.

Trasmitir modelos a los niños y las niñas, en los que las niñas necesitan de un acompañante masculino que las guíe, dirija y custodie, tira todos los esfuerzos que desde este ayuntamiento se destina a la coeducación.

Lo que más nos desconcierta es que los discursos igualitarios se quedan en los programas electorales y no en hechos concretos cuando se tiene la posibilidad de hacerlo, como en este caso. ¿Qué pensarían de este tipo de actuación las mujeres históricas socialistas a las que cada 8 de marzo les dedicáis una calle, una plaza o un busto?