Por segundo año consecutivo, las compañeras de Macondo – Espacio Creativo y Feminista – y de la Asamblea Feminista de Cádiz, realizaron el acto “Micro Abierto contra las Violencias Machistas” en la Plaza Mina de Cádiz.

WhatsApp Image 2018-09-07 at 09.27.07Un año más contra las violencias Machistas es necesario que tomemos las plazas, las calles y que alcemos la voz contra todas las violencias que limitan, silencian y asesinan a las mujeres. En lo que va de este 2018 se han asesinado a 52 mujeres y a 6 menores. (http://feminicidio.net/)

Desde Macondo Espacio Creativo y Feminista y Asamblea Feminista de Cádiz volvemos a abrir un micrófono contra las violencias machistas, el próximo día 7 de septiembre a las 19,00 horas, en la Plaza Mina de Cádiz.
Desde aquí invitamos a todas las personas y colectivos que se sumen a esta iniciativa y tomemos la palabra contra las violencias machistas, porque no queremos ¡NI “UN MINUTO DE SILENCIO” MÁS!

fullsizeoutput_177a

Desde nuestra entidad participamos leyendo un fragmento de la obra “Ojos azules” de Tony Morrison, una de las obras que leímos en nuestro club del libro Kódigo Virginia, en la que se pone de manifiesto las violencias de mujeres racializadas.

 

🎤 Aquí nuestra intervención completa:

NI UN MINUTO MAS DE SILENCIO

Desde Kodigo Malva damos las gracias por este micro abierto a la denuncia de todas las violencias machistas.

Como el año pasado, estamos entusiasmadas con la idea de participar con Asamblea feminista de Cadiz y Macondo. Son muchas y diversas las voces que oimos y nos emocionamos de verdad al ver la gran cantidad de mujeres con múltiples formas de expresión .

A nosotras este año nos gustaría leer un par de pequeños párrafos de un libro que hemos trabajado este año en Kodigo Virginia ( nuestro club de lectura, al que todas quedáis invitadas),

Nos referimos a Ojos Azules de la increíble autora afroamericana, ganadora de un Nobel, Toni Morrison .

Pensamos que en esta extraordinaria novela, convergen multitud de violencias contra las mujeres y nos interesan todas esas violencias .

Estamos convencidas que el agresor tiene un nombre y es PATRIARCADO, pero también tiene muchas caras y es necesario que las identifiquemos todas, creemos que es muy importante utilizar el espíritu critico para, quitándonos etiquetas y eurocentrismo, nombremos esas caras a las que este año en particular nos hemos propuesto acercarnos como son el racismo, o violencias hacia las mujeres racializadas y el colonialismo y como las compañeras de otros sures incorporan a su lucha estrategias que nosotras no contemplamos.

“…. Después maduraron. Se introdujeron en la vida por la puerta de atrás . Adquirieron identidad. Todas las personas del mundo parecían estar en posición de darles ordenes. La mujeres blancas decían :” Haz esto.” Los niños blancos decían : “ Dame eso”. Los hombres blancos decían : “ Ven aquí “ Los negros decían : “Acuéstate aquí .” Los únicos seres de quienes no necesitaban recibir ordenes eran los niños negros y sus propias congéneres. Pero todo aquello lo asimilaban y lo recreaban en concordia con su misma imagen.

Gobernaban las casas de los blancos, y lo sabían. Cuando los hombres blancos analizaban a los negros, ellas curaban sus heridas y se iban a casa a que las maltratase la victima. Susurraban a sus hijos con una mano y con la otra robaban para ellos.

Aquellas manos que talaban arboles también cortaban cordones umbilicales; las manos que retorcían el cuello de los pollos y degollaban cerdos también hacían florecer violetas africanas; los brazos que cargaban gravilla, balas y sacos acunaban a los bebes hasta que se dormían. Amasaban inocentes pasteles hojaldrados y amortajaban a los difuntos. Araban el campo casi todo el día y regresaban a casa para acurrucarse dulcemente bajo los miembros de sus hombres. Las piernas que montaban a horcajadas los lomos de los mulos eran las mismas que apresaban las caderas del hombre. Y aquella era la única diferencia que había .

Después envejecieron. Sus cuerpos gruñían, su fragancia se agrió. En cuclillas en un campo de algodón ,arrodilladas a la orilla del río, habían llevado en sus cabezas el mundo. Habían dejado a un lado las vidas de sus hijos para atender a sus nietos, con alivio, se habían envuelto la cabeza con cuatro trapos, el pecho en franela, y calzado sus pies con fieltro. Se habían acabado para ellas lo mismo la lascivia que la lactancia, estaban mas allá de las lagrimas, mas allá del terror. Ahora podían recorrer los caminos de Missisippi, las sendas de Georgia, los campos da Alabama, sin que las molestara nadie. Eran lo bastante viejas para encolerizarse donde y cuando quisieran, estaban lo bastante fatigadas para esperar sin angustia la muerte, lo bastante desvinculadas de la carne para aceptar la noción de dolor a la vez que ignoraban su presencia. Eran, de hecho, al fin LIBRES. Y en sus ojos, en los ojos de aquellas negras viejas, se sintetizaba su propia vida: un puré de tragedia y humor, de perversidad y serenidad, de realidad y fantasía …..”

“…Juntamente con el amor romántico, otro concepto se le revelo: el de ls belleza física .Ambas ideas eran probablemente las mas destructivas de la historia del pensamiento humano….”

¡¡¡NI UN MINUTO MAS DE SILENCIO, NI UNA MENOS !!!